Cómo cazar auroras boreales

¿Quién no ha soñado alguna vez con disfrutar de este espectáculo tan mágico de la naturaleza? Nosotros tuvimos la suerte de ver auroras boreales todos los días durante nuestro viaje a Tromsø (Noruega), pero no siempre es tan fácil encontrarse con ellas.

 


Las auroras polares se producen cuando las partículas de los vientos provocados por las tormentas solares entran en contacto con el campo electromagnético terrestre. La energía se va acumulando en los polos y cuando ya no es capaz de almacenarse, se libera como radiación electromagnética que da lugar al fenómeno de luz y movimiento (aurora boreal en el norte y austral en el sur). Suele desplazarse de este a oeste y presentar distintas tonalidades según los átomos o moléculas que se estimulan. Así, el oxígeno es el responsable del color verde-amarillento predominante y el nitrógeno, del color rojo-púrpura.


Aunque el fenómeno tenga su explicación científica, no dejar de parecer algo mágico y místico que ha cautivado a todas las civilizaciones.

En la práctica, las principales condiciones que deben darse para que haya una aurora boreal son:

  • Tormentas solares
  • Cielos despejados
  • Oscuridad

Cuándo es la mejor época

Aunque este fenómeno se produce durante todo el año, los meses de septiembre a marzo son los mejores para verlas, habiendo muchas más probabilidades durante el invierno ya que hay más horas de oscuridad.

La actividad suele ser mayor desde las 19:00h hasta la 1:00h y hay aplicaciones móviles y webs que informan de las predicciones en tiempo real. Nosotros utilizábamos NorwayLightsAurora Alerts, y las mirábamos antes de salir para no arriesgarnos (el pronóstico más allá de 24 horas no es fiable).

Durante esta época, si los cielos están despejados y hay gran actividad solar, es posible disfrutar de las luces del norte incluso en zonas muy iluminadas (como nos pasó a nosotros el último día paseando por el centro de Tromsø).

En la oficina de información turística facilitan un mapa con lugares de fácil acceso desde el centro en los que observar las auroras: lago Prestvannet, playa Telegrafbukta, montaña Storsteinen (teleférico Fjellheisen).

Aunque lo ideal es alejarse de zonas urbanas o con mucha iluminación para disfrutarlas mucho mejor. Nosotros recomendamos contratar una excursión con alguna agencia (hay multitud en Tromsø), ya que tienen una amplia experiencia buscando cada noche los mejores lugares para disfrutar de las auroras. Además, suelen comunicarse entre ellas y con el servicio de meteorología para tener las predicciones actualizadas y cambiar de localización si es necesario, siempre intentando asegurar la mejor experiencia.

Por regla general, son muy honestos y si el día de la excursión no hay buenos pronósticos, dan la opción de salir otro día o de devolver el dinero.

Se puede elegir entre una excursión en autobús en grupo numeroso (más económica) o un tour semiprivado en todoterreno (un poco más caro pero más personal). 

Suelen dar galletas, chocolate caliente y sopa, ya que la excursión dura varias horas, y encienden hogueras para combatir el intenso frío. Algunas también alquilan trípodes y ropa de abrigo (preparaos para pasar mucho, mucho frío, pero la experiencia compensa con creces).


Contrata una excursión con una agencia para tener una mejor experiencia


Nosotros hicimos el tour en todoterreno con Greenlander y no podemos estar más satisfechos, además de disfrutar de una impresionante aurora boreal con un grupo reducido, Markus, el guía y conductor, nos enseñó cómo fotografiarlas.


Cómo fotografiar una aurora boreal

Fotografiar este fenómeno no es tarea fácil. Es fundamental llevar trípode sí o sí y una cámara con modo manual, para poder configurar la apertura de diafragma, el ISO y el tiempo de exposición. Lo ideal es llevar una cámara réflex, pero algunas compactas permiten modificar estos parámetros.

También es necesario llevar la batería completamente cargada, baterías extra y tarjetas de memoria de sobra. En temperaturas tan extremas, la cámara no se estropea, tranquilos, pero funciona más ralentizada y además, la batería se agota mucho más rápido.


Lleva contigo siempre el trípode y una batería extra


Configuración de la cámara

  • Tiempo de exposición largo. Dependiendo del momento puedes necesitar entre 8 y 30 segundos o más, pero con auroras de intensidad alta, pocos segundos son más que suficientes.
  • Apertura del diafragma (f). Necesitarás la máxima apertura, si no es suficiente tendrás que subir el ISO.
  • ISO. Mantener el ISO lo más bajo posible, pero lo normal es que tengas que subirlo por encima de los 400.
  • Balance de blancos. Si disparas en RAW déjalo en automático, si no, pon temperaturas frías.
  • Distancia focal. Configura el anillo a la hiperfocal si sabes hacerlo o en su defecto al infinito. Nosotros utilizamos la app PhotoPills para establecer la hiperfocal.
  • Objetivo. Lo ideal es que utilices un objetivo gran angular muy luminoso.
  • Encuadre. Hay que buscar un elemento que le dé sentido y perspectiva a la foto.
  • Disparador remoto. Si puedes, lleva una disparador remoto inalámbrico, ya que los de cable necesitan que quites los tapones que cubren el conector de tu cámara y la humedad y el frío pueden entrar en ella. Si no tienes disparador, configura el disparo retardado a 2 segundos para evitar trepidaciones en la fotografía.

Ahora que ya tienes configurada la cámara, tendrás que decidir el encuadre y disparar varias veces para modificar el ISO y el tiempo de exposición hasta obtener los mejores resultados. Cuando empieza el espectáculo, tendrás que ir modificando los parámetros, ya que la velocidad y la intensidad de la aurora va variando conforme evoluciona.

Además te aconsejamos que lleves una luz frontal roja para poder ver sin deslumbrar, calentadores de manos y pies y ropa adecuada.


Sobre todo, disfruta del momento, lo importante es ver la aurora con tus propios ojos y no a través del visor


Recuerda que el frío extremo al que vas a exponer tu cámara puede formar pequeños cristales de hielo que al calentarse crean humedad, por lo que cuando acabes de disparar no guardes el equipo en la bolsa, déjalo esa noche fuera, a ser posible desmontado y con las tapas puestas para evitar condensaciones.


Cómo equiparse para soportar el frío

Como ya hemos dicho, los mejores meses para ver las auroras boreales son los del invierno y, dado que las zonas en las que se producen abarcan un anillo próximo al círculo polar ártico, hay que prepararse para pasar mucho frío (nosotros llegamos a -26º la noche que fuimos de excursión).

Prestad especial atención a la cabeza, las manos y los pies, sobre todo estos últimos que son los que están en contacto directo con la nieve o el hielo durante muchas horas mientras esperamos la llegada de la aurora boreal.

El objetivo es llevar varias capas de ropa térmica que nos aíslen de las temperaturas extremadamente bajas y calentadores de manos y pies que mantengan el calor corporal durante más tiempo.


El truco está en vestirse con varias capas, como una cebolla, y mantener los pies calientes


Olvidaos del algodón, no es un buen aislante ya que absorbe la humedad, y recurrir a la lana, los tejidos sintéticos, térmicos y de forro polar.

No llevéis mucha ropa en la maleta, más vale poca cantidad pero de mucha calidad, o por lo menos que aisle bien.

1ª capa: ropa interior térmica, sintética o de lana
  • Calcetines de lana
  • Mallas térmicas finas ajustadas
  • Camiseta térmica ajustada
2ª capa
  • Calcetines gruesos y altos de lana
  • Mallas térmicas gruesas
  • Camiseta térmica gruesa
3ª capa
  • Pantalones técnicos impermeables, como los de esquí
  • Forro polar o jersey de lana
  • Bragas o pasamontañas térmicos
  • Guantes térmicos finos
4ª capa
  • Abrigo técnico de nieve con gorro (impermeable y cortavientos)
  • Gorro de lana y bufanda
  •  Guantes de nieve
  • Botas técnicas de nieve, impermeables y de suela alta

Si la temperatura no es muy extrema, hasta -10º, se puede sustituir el pantalón técnico por un pantalón de pana y la segunda camiseta térmica por el jersey de lana o forro polar, aunque todo depende de lo friolero que sea cada uno. A nosotros nos vinieron muy bien las 4 capas y los calentadores de manos y pies.


¡Con todos estos datos ya estamos listos para disfrutar de la danza de la aurora boreal!

3 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *