Dónde ver frailecillos en Islandia

Los frailecillos (puffins en inglés) son unos pájaros curiosos con unos andares torpes, un cuerpo rechoncho con el pecho blanco y el dorso negro y llamativos colores rojos y naranjas en el pico y las patas. Por su aspecto han sido apodados «payasos del mar». Desde que los descubrimos, teníamos muchísimas ganas de poder verlos en directo.

Anidan en muchas islas del norte del Atlántico, incluyendo Islandia, Groenlandia, Noruega y Canadá (Terranova y Labrador). Durante los meses de invierno y otoño no es posible observarlos porque pasan todo el tiempo en el frío mar abierto. En los meses de primavera empieza la época de cría (de mayo a agosto son los mejores meses para observarlos) y anidan en colonias sobre acantilados altos, excavando sus nidos bajo la hierba, desde donde se lanzan en picado hacia el mar en busca de los mejores peces, a los que capturan con el pico.

El mejor momento del día para verlos es el atardecer, cuando la colonia vuelve de alta mar y las parejas se van turnando para pescar y cuidar el nido.

Llevad siempre los prismáticos para tener una mejor visión y las cámaras de fotos listas para disparar sin descanso.

Durante nuestro viaje a Islandia, buscamos los mejores lugares donde poder observar frailecillos con más probabilidad. No pudimos verlos todos pero sí tuvimos la suerte de disfrutar de estas curiosas aves en dos de ellos.


  • Respetad las zonas acotadas, son para preservar el hábitat de las aves y no pisar sus nidos.
  • No hagais ruido.
  • Mantened una distancia prudencial entre las aves y vosotros para no asustarlas, tened en cuenta que están criando a sus polluelos.
  • No alimentéis a las aves, no debemos interferir en la vida salvaje.

 

1. Acantilados de Látrabjarg en Westfjords

Para nosotros, el mejor lugar para ver frailecillos. Llegamos al atardecer de un día soleado de finales de mayo, la mejor hora y con la mejor luz, y pudimos ver un montón de frailecillos que se lanzaban hacia el mar para pescar o que salían de sus nidos para acicalarse las plumas y desperezarse. Un momento inolvidable.

  • Cómo llegar

Estos acantilados se sitúan en la punta más occidental de Islandia, en los fiordos del Oeste. Se puede llegar por la carretera 62 desde Flókalundur y desviarse por la 612 al llegar al fiordo Patreksfjörður. A partir de aquí se convierte en un camino sin asfaltar de unos 40 km que termina en un pequeño aparcamiento en el faro de Látrabjarg. Durante el recorrido se ven el barco varado Garđar BA 64 y la playa dorada Breiđavik.

  • Dónde verlos

La zona donde anidan está en el acantilado justo delante del faro y continuando un poco hacia la izquierda. Está protegida por unas vallas bajas para no pisar los nidos. Hay un sendero que sube por los acantilados pero en esta zona hay escasos nidos y sobre todo encontraréis gaviotas.


2. Isla Drangey en Skagafjörđur

Drangey es un islote con abruptos acantilados donde anidan frailecillos situado en el fiordo Skagafjörđur, en el noroeste de Islandia.

  • Cómo llegar

Desde la R1, tomar la carretera 75 desde Varmahliđ o la carretera 74 y luego la 744 desde Blönduós, hasta Sauđárkrókur.

Los barcos que organizan tours a Drangey parten del puerto de Sauđárkrókur. Suelen ofrecer excursiones breves de 1 hora y media navegando alrededor de la isla o excursiones de 4 horas en las que se incluye una ruta de senderismo dentro de la isla. Podéis informaros en este enlace.


3. Borgarfjördur Eystri en los Fiordos del Este

En nuestro recorrido por los fiordos del Este pudimos volver a ver frailecillos en el pequeño y recóndito pueblo de Borgarfjörđur Eystri. Llegamos al atardecer y la colonia estaba muy activa. Muchos estaban pescando en el mar y otros salían y entraban de sus nidos. Estuvimos un buen rato disfrutando de ellos.

  • Cómo llegar

Desde la R1 en Egilsstadir hay que tomar el desvío a la carretera 94 en dirección a Borgarfjörđur Eystri, situado a 70 km. La carretera comienza siendo asfaltada pero luego se va complicando con tramos de grava. Algunos de ellos, ya cerca del pueblo y bordeando acantilados, con muy mal firme y muchos baches que obligan a ir muy despacio (cuando fuimos nosotros estaban en obras y suponemos que habrá mejorado). Hay que atravesar el pueblo y continuar hacia el puerto, donde acaba la carretera y hay un aparcamiento.

  • Dónde verlos

En el puerto, hay un promontorio que lo cierra de manera natural cubierto de vegetación y con unas escaleras y unos senderos sobre plataformas que llevan a un mirador a la derecha y a una caseta de observación a la izquierda. En la caseta se pueden observar los frailecillos de cerca y resguardados del viento y el frío (agradecen dejar un donativo para la conservación en el buzón de la entrada).


4. Ingólfshöfði en el sureste

Es un promontorio privado situado en las playas del sur de Islandia entre Skaftafell y Jökulsárlón, sólo accesible mediante excursiones organizadas. La duración aproximada es de 2 horas y media. Se atraviesan 6 km de arena, fango y agua, en un carro de heno tirado por un tractor, y tras 25-30 minutos de trayecto, se accede al peñasco recorriendo un sendero de 2-3 km.

Podéis reservarla en esta web.

  • Cómo llegar

Desde la R1 hay un desvío entre Hof y Jökulsárlón que lleva al aparcamiento de Ingólfshöfði Puffin Tour, desde donde parte la excursión.


5. Dyrhólaey en Vík en el sur

Dyrhólaey es un promontorio con grandes acantilados situado al sur, cerca del pueblo de Vík i Myrdal. Es un buen lugar para observar frailecillos pero debido a la masificación turística han tenido que cerrar el acceso durante los meses de cría al amanecer y al atardecer. Nosotros fuimos en mayo y sólo pudimos disfrutar de las vistas impresionantes de los acantilados y las playas, pero no vimos ningún frailecillo (ni con los prismáticos).

  • Cómo llegar

Desde la R1 hay que tomar el desvío a la carretera 218 (antes de llegar a Vík si se viene desde Reykjavík) y continuar hasta el final donde hay un aparcamiento. También se puede subir al faro, pero es una carretera F, solo para 4×4 (la gente se aventuraba con turismos pero les costaba bastante).

  • Dónde verlos

En todos los acantilados anidan los frailecillos, pero en la parte este hay más posibilidades de observarlos, justo en los peñascos y paredes que hay en el lado de la playa negra Reynisfjara, junto al aparcamiento.


6. Islas Vestman (Vestmannaeyjar)

Son un conjunto de 15 islas situadas en el sur de Islandia, donde se encuentra la mayor colonia de frailecillos del Atlántico.

  • Cómo llegar

Se puede ir en avión desde el aeropuerto doméstico de Reykjavík, son unos 25 minutos de vuelo, o en ferry desde el puerto de Landeyjahöfn en el sur (35 minutos de duración). El precio del barco es de 1600 ISK y se aconseja reservar online (podéis hacerlo desde la web de Herjolfur aquí).

  • Dónde verlos

Al sur de Heimaey, la principal isla y a la que se accede con el ferry, está la península de Stórhöfði, donde hay más posibilidades de ver frailecillos. Antes de llegar al faro, hay un camino a la derecha con una puerta de madera que lleva a una caseta al borde de los acantilados desde donde observarlos resguardados del viento. También se puede aparcar en el faro y recorrer los senderos que lo rodean.


7. Lundey en Reykjavík

En el puerto de Reykjavík hay muchas agencias que ofrecen una breve excursión a la isla de los frailecillos o Lundey, una isla deshabitada refugio de aves marinas, situada a 15 minutos de la ciudad. Suelen combinarla con avistamiento de ballenas.

Es una opción perfecta para los que no dispongan de mucho tiempo o sólo vayan a permanecer en Reykjavík.


Navegación de entradas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *